INICIO
INICIO 2022-01-21T17:50:32+00:00

Os recordamos que nuestra Capilla permanecerá abierta de lunes a viernes de 11:30 a 13:30 y por las tardes de 17 a 19 los lunes, martes y miércoles.

«EL SEÑOR OS ESPERA»

COLABORA

Si lo deseas puedes colabora con el mantenimiento de nuestros Sagrarios.

QUIERO COLABORAR

Meditaciones

Carta Navidad P. Postigo.

Queridas Marias y Juanes : Como en años anteriores ha llegado la hora de escribiros esta carta con motivo de la Navidad.

La Navidad es un “misterio de amor”, un misterio tan grande que tiene profundidad de abismo, altura de cielo y tan extenso que no se ven los límites, se pierde la mirada en el horizonte…

Navidad es, en realidad, lo inaudito, lo que jamás pudo la humanidad pensar. Nosotros, acostumbrados a los límites, no podemos comprender que en la Navidad estamos tocando un Amor sencillamente INFINITO…!

Ante un Amor así solamente cabe la adoración. Hacemos nuestras las palabras que dijeron en Belén los reyes magos: “venimos a adorarle”. Es lo nuestro. La Navidad, tarde o temprano, tenía que llegar. El hombre ha sido, en cierto sentido, la “obsesión” de Dios, de ese Amor infinito hecho carne nuestra en Belén.

Nos había creado sin pedírselo nosotros y vio que en la tierra había demasiada gente que sufría, niños que lloraban, ancianos que se sentían abandonados…. Y el Amor infinito… ¡sin experiencia de todo esto! Fue entonces cuando ese Amor infinito decidió que él mismo quería experimentar el sabor amargo de las lágrimas, el vacío que se experimenta en la soledad y el abandono, a qué sabe la traición de un amigo o la burla cruel de quien se mofa de un ser indefenso… Y el Amor se hizo como uno de nosotros y experimentó el abandono de la cueva de Belén, la traición de Judas, las burlas de la crucifixión o la agonía de Getsemaní… Quiso ser entre nosotros, siendo Dios, el “uno de tantos”…, escondió su divinidad para sentirse más cercano a todos.

Y ahora viene una sencilla pregunta: si yo he sido la “obsesión” de ese Amor infinito, que se hizo niño por mí…¿no será lo correcto que El sea también mi “obsesión”? Vivir para Él como vivió Él para mí, pensar en Él como pensó Él en mí, ponerlo en el centro de mi vida como me puso Él en el centro de la suya?

Navidad es poner a Dios en el centro del hombre. ¿Para quién vivo yo? ¿dónde se encuentra el centro de mi vida? Soy adoradora, lo encuentro en mi noche…Cuando le miro en la custodia, ¿qué me pide ese Amor infinito, hecho no ya carne humana, sino menos aún, un trozo de pan para poder albergarse en mi interior?

Los  adoradores , como los magos, podemos decir: “venimos a adorarle”.
Es la razón última de toda nuestra vida, es como nuestra perpetua y eterna navidad. Navidad son vuestras noches de adoración. Ojalá que ese Amor infinito que os contempla desde la custodia sea también vuestra santa “obsesión”, como vosotras sois “la obsesión” del Dios-eucaristía…!!!

Padre Ernesto Postigo S.J.
Diciembre 2021

¡SANTA Y FELIZ NAVIDAD PARA TODAS LAS MARIAS Y JUANES !

Avisos Enero